La ética en las redes sociales

¿Se puede hacer de todo para conseguir unos retweets? ¿Unos cuantos click justifican llenar tu web de títulos-gancho que nada tengan que ver con el contenido? Esas son las preguntas.

De hecho, he estado tentado de poner la palabra sexo en alguna parte del título de este post: La sexo ética en las redes sociales o simplemente La ética en las redes sociales… sexo, seguramente fuese el post más visto de este blog, y mucha gente pincharía por curiosidad, pero siento decepcionar; no voy a hablar de sexo.

Ahora que nos hemos quitado de encima a la mitad de los lectores, podemos continuar con las preguntas, ¿está internet en condiciones de soportar más basura? Bueno, es difícil saber dónde está el límite, si es que lo hay, porque cierto tipo de comportamientos y contenidos siguen funcionando, al menos para conseguir la tan ansiada interacción.

Títulos gancho.

Yo mismo me sorprendo pinchando en artículos de blogs con títulos que terminan con “lo que ocurrió al final no te lo creerás”. Pincho sabiendo que va a ser una absoluta estupidez, pero, ¿y si…? No, desengañémonos, llegas hasta el final y es tan decepcionante como el principio.

Las listas.

Las listas nunca fallan. Una buena lista de números pares, que no parezca que te has quedado en 9 porque se te acabaron las ideas. ¿Una lista de qué? Da igual, porque se basan en la necesidad humana de cerrar las cosas, de llegar hasta el final. Nadie puede resistirse a una buena lista ascendente de los niños más ricos del mundo o los coches más estrafalarios. De cualquier filia rara que tengas, alguien habrá hecho un vídeo en Youtube en orden ascendente.

Las frases de calendario y las fotos de arcoiris.

Si Gandhi o Einstein levantaran la cabeza, ya no sabrían qué decir. Cualquier frase que pronunciaran no estaría a la altura de todas las que se les atribuyen, o peor aún, temerían que cualquier cosa que dijeran fuera tomada como una gran reflexión, aunque solo quisieran saber dónde está el baño. Es curioso que mientras se eliminaba la filosofía en los institutos proliferaban las webs de frases célebres y reflexiones de la vida. Los grandes pensadores de la historia han sido barridos por las frases huecas (con las palabras vida, amor, amistad, por supuesto), que, además, si van acompañadas de imágenes de arcoiris, bebés, perritos, lobos y lunas recibirán miles de likes y caritas sonrientes en Facebook.

Internet y las redes sociales son elementos de comunicación y transmisión de conocimiento potentísimos, pero solo si lo que volcamos en ellas es contenido que aporte algún valor. Al principio hice esta pregunta: ¿se puede hacer de todo para conseguir unos retweets? Pero creo que la correcta a la hora de publicar algo es: ¿esto es interesante para mis seguidores? Tanto Gandhi como Einstein sabían que lo importante no era encontrar todas las respuestas, sino hacerse las preguntas correctas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s